La Guerra Doctrinal detrás del llamado «espíritu del Concilio» Vaticano ll

ACN
ACN

Encontramos útil para el lector, proporcionar una aclaración preliminar sobre lo que en Estados Unidos se conoce como la «Primera Enmienda», de la que habla en el texto del artículo sobre El Concilio Vaticano ll.

La llamada Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que se cita en el siguiente texto escrito por un estadounidense, es la primera enmienda a la Constitución de los Estados Unidos y se insertó, según declaraciones oficiales, para garantizar la imparcialidad de la ley con respecto al culto de la religión y su libre ejercicio, así como para garantizar la libertad de expresión y de prensa, el derecho de reunión pacífica; y el derecho de todos a poder apelar al gobierno por los agravios sufridos. 

Sin embargo, es digno tomar en consideración que dicha perspectiva de apertura total a cualquier religión, también prohíbe al Congreso de los Estados Unidos «emitir cualquier ley para el reconocimiento de cualquier religión».

El texto de esta Primera Enmienda es el siguiente:

«El Congreso no podrá dictar leyes para el reconocimiento oficial de una religión, ni para prohibir su libre práctica; o que restrinjan la libertad de expresión, o de prensa; o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente en asamblea y solicitar reparación al gobierno”.

Originalmente, esta Primera Enmienda se aplicaba solo al gobierno federal y, de hecho, algunos estados habían establecido iglesias. Incluso cuando se ratificó la Primera Enmienda, algunos estados y sus iglesias permanecieron así hasta la llamada «decisión Everson contra la junta de educación» (1947).

La aplicación de este trato igualitario para todas las religiones, aunque pueda interpretarse como una correcta relación Iglesia-Estado –al estilo de la «iglesia libre en un Estado libre» y válido para todas las iglesias y religiones–, en realidad se deseaba con firmeza (aunque este artículo que a continuación reproducimos no trata este tema), por parte de los círculos masónicos estadounidenses en su afán de equiparar todas las religiones y nivelar todo en lo que identifican como el “Gran Arquitecto del Universo”

Ahora bien, el tema que destaca el artículo, y que tiene un enorme impacto para nosotros, es que la autoridad de la Iglesia Católica Romana, combinada con su difusión por el mundo, fue más allá de esta legislación estadounidense niveladora e igualitaria de «las religiones», limitando con ello la posibilidad de penetración económica y manipulación de las conciencias, y limitando también la colonización económica estadounidense en el mundo. 

La ingeniosa idea de la que trata el artículo que compartimos, es mostrar cómo ese ideal libertario-igualitario de las religiones firmemente impulsado por los círculos masónicos estadounidenses, fue igualmente impulsado dentro de la Iglesia católica hasta hacerlo aceptar como el «espíritu del Concilio», incluso sin cambiar la doctrina, pero insertando conceptos que nada tiene que ver con la Verdad revelada y que, como estaba ampliamente previsto, han abierto las puertas a la colonización económica de los Estados Unidos sobre gran parte del mundo, y, en lo que se refiere a los aspectos espirituales y religiosos, con la excusa de lo «pastoral», han llevado al indiferentismo, la pachamama, el documento de Abu Dhabi, etc. 

Vincenzo Fedele.

Pero vayamos al artículo publicado por 1 Pedro 5:

Vaticano II y el Estado Profundo Americano

Destacados funcionarios del Ejército y la Marina de EU con el Presidente (católico) John F. Kennedy.

Por David Wemhoff (*)

Antes de morir, Robert Blair Kaiser, reportero de la revista Time en el Concilio Vaticano II, me dijo que los reporteros son “observadores participantes para influir en los esquemas”. Esto fue parte de un asalto mundial a la doctrina católica, notado años antes, y el Vaticano II brindó una oportunidad para que el «Estado Profundo» estadounidense y los «globalistas» pusieran a la Iglesia Católica a su servicio. El Concilio estaba ocurriendo dentro de unos 17 años después del final de la guerra más sangrienta de la historia y esa guerra estaba viva en la mente de muchos participantes. Al mismo tiempo, el mundo estaba atrapado en la Guerra Fría, una lucha titánica entre dos visiones del mundo diferentes, una representada por el comunismo soviético y la otra por Estados Unidos. El primero fue representado como oscuro y ominoso, el segundo como ligero y próspero. Los medios estadounidenses ayudaron a pintar ese cuadro.

La revista Time fue creación de Henry Robinson LuceLuce era hijo de un ministro presbiteriano y podía rastrear su linaje hasta la Revolución Americana. Inventó la revista de noticias con la fundación Time. Con la tutoría de Walter Lippmann, Luce puso en práctica la ciencia emergente y la sistematización de la manipulación psicológica que usaba imágenes, palabras y emociones para moldear, formar e influir puntos de vista, ideas y percepciones tanto en los Estados Unidos como en el extranjero. Las revistas de Luce lo convirtieron en uno de los hombres más poderosos e influyentes de Estados Unidos y, finalmente, del mundo. Se dice que no hubo un día que no habló de la Constitución de los Estados Unidos que vino a representar la manifestación política de los principios organizadores de la sociedad estadounidense, o en otras palabras, la ideología estadounidense. En el corazón de esta ideología estaban los principios de la Primera Enmienda.

Durante mucho tiempo, Luce tenía el ojo puesto en la Iglesia Católica, con su doctrina de Iglesia y Estado

La Iglesia fue a la vez un obstáculo para los designios de los intereses plutocráticos de gobernar América y el mundo, y al mismo tiempo una oportunidad para facilitar ese objetivo de mayor poder y control

Luce compartió los sentimientos de Paul Blanshard, cuyo libro American Freedom and Catholic Power se convirtió en la biblia de los liberales anticatólicos. 

Blanshard observó que el sacerdote era el «agente de los bienes espirituales y políticos romanos» y «está subordinado a la jerarquía»[1] El sacerdote daba credibilidad a cualquier idea, y un sacerdote que era teólogo era aún más autoridad. Blanshard entendió el papel de la teología para ayudar a la Iglesia a mantener su poder. Según Blanshard,

La filosofía de iglesia y estado de la Iglesia es mucho más importante que la existencia continua de un poco de tierra que tiene sus propios sellos postales y bandera. De hecho, la filosofía de iglesia y estado propugnada por el Vaticano es lo más importante en todo el sistema católico porque determina las políticas y políticas sociales que los obispos y sacerdotes seguirán en todo el mundo. [2]

Entonces, Luce y las élites socioeconómicas cuyos intereses promovió, necesitaban un teólogo para apoyar la aprobación del sistema estadounidense de organización social

Las élites americanas querían que la Iglesia aprobara la Primera Enmienda con su Cláusula de Establecimiento que desestablecía cualquier religión como base de las leyes de una sociedad, y que daba poder real a los intereses privados, mediante las cláusulas de libertad de expresión y libertad de prensaEse teólogo sería John Courtney Murray, SJ, profesor de Woodstock College y editor de Theological Studies.

El 26 de abril de 1948 se llevó a cabo una reunión secreta en el Hotel Biltmore de la ciudad de Nueva York, organizada por la Conferencia Nacional de Cristianos y Judíos[3] Estuvieron presentes representantes del protestantismo, judaísmo y catolicismo. El tema principal era la relación de la Iglesia y el Estado. Murray estuvo de acuerdo en que había un problema. Cuando se trataba de las relaciones entre la Iglesia y el Estado, el problema era el catolicismo, no Estados Unidos, o como dijo más tarde: “el problema de la Iglesia y el Estado es, en un sentido muy específico y único, un problema católico, un problema católico romano”[4]

Al impulsar la creación de “una interpretación más liberal” de la doctrina católica sobre las relaciones entre la iglesia y el estado, Murray se embarcó en una empresa que eventualmente debilitaría en la mente de muchos líderes católicos una de las doctrinas más importantes de la fe católica.

Murray apareciendo en la portada de Time poco antes del Concilio.

No mucho después, el gobierno de los Estados Unidos, bajo el liderazgo del Dr. Edward Lilly, un rico profesor católico de la Universidad Católica de América, ideó un Programa de Guerra Doctrinal. 

La Guerra Doctrinal se consideraba “el núcleo central de la guerra psicológica. La guerra ideológica o doctrinal” implicaba un “ataque planeado contra el sistema hostil básico llevado a cabo simultáneamente con una defensa positiva de las ideas básicas de nuestro propio sistema”. [5] La Guerra Doctrinal, en otras palabras, era una forma de reordenar las sociedades

La Guerra Doctrinal no estaba dirigida a “influir en el comportamiento de las masas; de hecho, no estba ni está dirigido inmediatamente a las masas, sino a los que toman las decisiones y sus equipos”. [6]

Apuntó a la “mente desarrollada. Esta mente, dedicada a desarrollar conceptos y racionalizaciones y capaz de proyectar lo mismo a otros, posee la capacidad de clarificar, analizar y sintetizar” y que se volvería “insatisfecha con su ideología aceptada”. [7]

Para 1953, el Plan fue desarrollado y contenido en el documento clasificado conocido como PSB D-33. El programa de guerra doctrinal buscaría proporcionar “literatura permanente” y fomentar “movimientos intelectuales a largo plazo, que atraerán a intelectuales, incluidos académicos y grupos formadores de opinión, para: (1) romper patrones de pensamiento doctrinario en todo el mundo que han proporcionado una base intelectual para el comunismo y otras doctrinas hostiles a los objetivos estadounidenses y del mundo libre”. [8] Para hacer esto, “explotaría las divergencias locales, las herejías o los desacuerdos políticos dentro de los sistemas de oposición”. [9] Las agencias de inteligencia del Gobierno debían coordinar sus esfuerzos con los medios de comunicación y las corporaciones.

Esto llegó a tiempo para ayudar a implementar los planes de lo que hoy conocemos como Globalización. 

En 1952 y 1954, representantes de la industria, la banca, los sindicatos, las agencias de inteligencia, las agencias del gobierno federal como el Departamento de Estado y otras se reunieron oficialmente de manera extraoficial en Princeton, Nueva Jersey, para discutir los planes para lograrlo. [10] La cultura y las ideas americanas debían insertarse en las sociedades para abrir el camino a su desarrollo económico, o como algunos dirían, a la colonización económica.

Con la muerte del Papa Pío XII en octubre de 1958 y la convocatoria del Concilio por parte de su sucesor, Juan XXIII, las élites estadounidenses sintieron la oportunidad de expandir su poder convirtiendo a la Iglesia Católica en un proveedor de ideas y políticas estadounidenses, más notablemente la ideas detrás de la Primera Enmienda

Luce y su séquito ya sabían que los cambios estaban en marcha en el Vaticano antes de ese momento, ya que tenían una gran informacioón de Inteligencia de los acontecimientos en la sede de la Iglesia Católica. Por ejemplo, él y el establecimiento estadounidense, así como las agencias de inteligencia de los EE. UU., financiaron y apoyaron a la Universidad Pro Deo y a su fundador, el padre. Félix Morlion, OP. Esta institución de educación superior estuvo en Roma y enseñó a jóvenes empresarios y otros profesionales de todo el mundo católico las bondades del sistema americano de organización social. Por cierto, fue allí en noviembre de 1953 que Luce pronunció su discurso, «La propuesta americana«

Escrito por Murray, el discurso pronunciado por Luce abogó por la Primera Enmienda como el ideal de organización socialEsencial para ese ideal fue la Cláusula de Establecimiento que desestableció la Iglesia Católica y la religión Católica (así como cualquier iglesia o religión) de la sociedad

Esta cláusula, junto con la libertad de expresión y de prensa, dio poder real en la sociedad, la cultura e incluso sobre las religiones, a los poderosos intereses privados, ó a la clase plutocrática

Henry Luce con Pío XII.

En el verano de 1962, apenas unas semanas antes del inicio del Concilio, Luce envió a su principal lugarteniente, Charles Douglas Jackson («CD Jackson»), a Roma para investigar. Jackson tenía un historial de trabajo con los medios, las agencias de inteligencia y la industria. Fue una figura central en la confluencia de las actividades e intereses de estos tres grupos y también se desempeñó como redactor de discursos del presidente Dwight Eisenhower. Jackson, al tanto del funcionamiento interno de la jerarquía, comentó cómo la Iglesia, «ese tremendo mecanismo en todo el mundo», [11] tuvo que cambiar para adaptarse a los tiempos modernos.

Nota: Mi libro, John Courtney Murray, Time/Life and the American Proposition , explica la guerra psicológica y doctrinal librada en las primeras etapas de la Guerra Fría contra el liderazgo católico en un intento de cambiar la doctrina católica, especialmente en cuanto a las relaciones apropiadas entre la Iglesia y el Estado. La doctrina católica no cambió, pero se forjó un arma retórica e ideológica conocida como “el espíritu del Vaticano II” que se ha utilizado para distorsionar el Vaticano II, mutilar la doctrina católica y traer confusión y sufrimiento a muchos

Más de siete años en desarrollo con cientos de notas al pie de una multitud de fuentes, esta nueva edición de dos volúmenes con un prólogo del Dr. John C. Rao se puede encontrar en amazon.com en versión de bolsillo o electrónica.

[1] Paul Blanshard, American Freedom and Catholic Power, (Boston: Beacon Press, 1949), 34.Anuncio – Continuar leyendo a continuación

[2] Ibíd. , 44.

[3] David Wemhoff, John Courtney Murray, Time/Life and the American Proposition (South Bend, IN: Wagon Wheel Press, 2022), vol. 1, 93-97.

[4] Texto sin título de una charla de John Courtney Murray que comienza con “Sr. Presidente, damas y caballeros”, John Courtney Murray Papers, Box 6 File 445, Biblioteca de la Universidad de Georgetown, División de Colecciones Especiales, Washington, DC.

[5] “Términos de referencia, Panel de guerra ideológica”, Carpeta de caja 2 de la serie Secretaría de OCB “Guerra doctrinal (oficial) (Archivo n.° 1) (4)”, Biblioteca Dwight D. Eisenhower, Abilene, Kansas.Anuncio – Continuar leyendo a continuación

[6] “Declaración sobre los objetivos de Doctrinal Warfare”, con fecha del 6 de febrero de 1953, Carpeta de la caja 2 de la Secretaría de la OCB “Doctrinal Warfare (Official) (File # 2) (2)”, Biblioteca Dwight D. Eisenhower, Abilene, Kansas.

[7] Ibíd.

[8] PSB D-33 29 de junio de 1953, “Programa Doctrinal de los Estados Unidos”, Junta de Estrategia Psicológica, Biblioteca Dwight D. Eisenhower, Abilene, Kansas.

[9] Ibíd.Anuncio – Continuar leyendo a continuación

[10] Wemhoff, John Courtney Murray, Time/Life, and the American Proposition , vol. I, 469-480.

[11] CD Jackson, “Informe de ultramar (confidencial) n.º 4 de CD Jackson”, fechado el 7 de agosto de 1962, CD Jackson Papers, Box 109, “World Trip, Transcripts, Italy, 1962”, Biblioteca Dwight D. Eisenhower, Abilene , Kansas.

(*) David Wemoff

Bosquejo biográfico de David Wemhoff

David Wemhoff es consejero y autor. Obtuvo un AB en Gobierno de la Universidad de Notre Dame y un Doctorado en Jurisprudencia (JD) de la Facultad de Derecho McGeorge de la Universidad del Pacífico. El Sr. Wemhoff completó una Maestría en Derecho (LLM) en Derecho Internacional y Comparado de la Universidad de Indiana en mayo de 2019.

El Sr. Wemhoff enseñó cursos de nivel universitario en dos universidades. Estos cursos incluyeron derecho comercial, gobierno estadounidense, derecho constitucional y gobierno estatal y local. Es miembro de la Sociedad de Científicos Sociales Católicos.

El Sr. Wemhoff edita y contribuye a The American Proposition , que se puede encontrar en www.theamericanproposition.com . La publicación se centra en el sistema de organización socioeconómico y jurídico de la sociedad conocida como América y su papel en el mundo. Editó Redeeming a Father’s Heart: Men Share Powerful Stories of Abortion Loss and Recovery (AuthorHouse 2007) , y es autor de Just Be Catholic (AuthorHouse 2011), así como de una colección de poemas titulada From the Hillside (Wagon Wheel Press, 2019).

El Sr. Wemhoff es el autor de la aclamada obra de dos volúmenes John Courtney Murray, Time/Life, and the American Proposition. El trabajo está en su segunda edición y está siendo publicado por Wagon Wheel Press con disponibilidad a través de Amazon.com. Estos volúmenes explican el Programa de Guerra Doctrinal desarrollado por el Gobierno de los Estados Unidos en conjunto con los medios de comunicación privados y su exitoso empleo contra la Iglesia Católica durante la Guerra Fría.

El Sr. Wemhoff está trabajando en un libro sobre la naturaleza de América y su impacto en el mundo. Reside en Granger, Indiana.

IP5/STILUMCURIAE.

Comparte:
By ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *