El nuevo jefe de ‘Doctrina’ del Vaticano, intenta asegurar a los católicos que no es un masón o un espía de Soros

ACN
ACN

* A los fieles católicos les preocupa que la agenda del arzobispo Víctor Manuel Fernández, de empujar los límites de las enseñanzas de la Iglesia sobre la moralidad sexual, signifique que su nombramiento por el Papa Francisco para la oficina doctrinal del Vaticano pueda resultar en un intento de socavar esas enseñanzas.

El arzobispo Víctor Manuel Fernández, a quien el Papa Francisco nombró jefe del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, ha creído necesario afirmar públicamente que no es masón ni espía del multimillonario globalista George Soros.

En una entrevista con Crux , Fernández intentó evitar las acusaciones en su contra debido a sus posiciones heterodoxas sobre la enseñanza sexual católica, como la grave pecaminosidad de todos los actos sexuales fuera del matrimonio.

“No soy masón, ni aliado del Nuevo Orden Mundial, ni espía de Soros infiltrado en la Iglesia. Esas son puras fantasías”, dijo Fernández a Crux , descartando las preocupaciones de los católicos con respecto al socavamiento de la Iglesia desde adentro a través de la herejía.

“Trato de ser una persona honesta, me confieso muchas veces, amo a la Iglesia y su doctrina, la mayoría de mis escritos son sobre espiritualidad y oración”, aseguró. “No puedo concebir mi vida sin Dios. Así que [pueden] tener confianza, y es mejor [para ellos] buscar enemigos de la fe en otra parte”.

Sin embargo, para los católicos fieles, la agenda de Fernández de empujar los límites de las enseñanzas de la Iglesia sobre la moralidad sexual significa que su nombramiento por el Papa Francisco para el cargo doctrinal del Vaticano puede resultar en el intento de socavar esa enseñanza, para confusión y pérdida de muchas almas.

Tampoco tranquiliza la insistencia de Fernández de que se asegurará de que en todas las oficinas curiales romanas “acepten el Magisterio reciente” quienes se oponen a las desviaciones de la tradición apostólica y la enseñanza y disciplina de larga data de la Iglesia en asuntos morales.

Refiriéndose a la carta de nombramiento del Papa Francisco, Fernández afirmó: “Me tomo muy en serio lo último que dice la carta: que debo asegurarme de que tanto los documentos del dicasterio como los de otros ‘acepten el Magisterio reciente’. Esto es esencial para la coherencia interna del pensamiento en la Curia romana. Porque puede suceder que se den respuestas a ciertas cuestiones teológicas sin aceptar lo que ha dicho Francisco que es nuevo sobre esas cuestiones. Y no es sólo insertar una frase del Papa Francisco sino dejar transfigurar el pensamiento con su criterio. Esto es particularmente cierto para la teología moral y pastoral”.

Uno solo tiene que mirar el documento más reciente para el próximo Sínodo de Obispos sobre la Sinodalidad, que ha sido visto por el Papa, para comprender cuán lejos de la doctrina católica se han alejado los prelados de alto rango en el Vaticano.

Si garantizar que todos los dicasterios romanos ‘acepten el Magisterio reciente’ significa que nadie puede objetar cosas tales como dar la Comunión a los divorciados vueltos a casar sin el requisito de que se arrepientan del adulterio y se abstengan de las relaciones conyugales, una posición respaldada oficialmente por El Papa Francisco en Amoris Laetitia , que fue escrito por Fernández, y ahora está siendo impulsado en el Sínodo sobre la Sinodalidad: entonces puede haber llegado el momento dentro del Vaticano en el que toda oposición a una nueva «Revolución sexual» dentro de la Iglesia está siendo pisoteada, de arriba para abajo.

La insistencia de Fernández de que no es masón es curiosa, ya que se sabe desde hace mucho tiempo que los masones se han infiltrado en los muros del Vaticano en un plan a largo plazo para socavar la Iglesia desde adentro a través de la corrupción y la herejía. Dado que esta parece ser exactamente la intención de Fernández, bien puede valer la pena revisar la acusación y la contranegación.

En 1978, un siglo después de la publicación del documento masónico Alta Vendita , que establecía un plan para destruir la Iglesia desde dentro, y dos décadas después de que los francmasones lanzaran un complot para apoderarse de los seminarios de Italia, el abogado y periodista de investigación italiano Carmine Minor Pecorelli , publicó una lista de cardenales, obispos y sacerdotes del Vaticano de alto rango a quienes identificó como miembros de logias masónicas. La lista compilada por Pecorelli, director de una agencia de noticias y revista especializada en escándalos y crímenes políticos, L’Osservatorio Político , pasó a ser conocida como “Lista de Pecorelli”, e incluía los nombres, fechas de ingreso a la masonería, números de código y siglas de 120 funcionarios del Vaticano.

Usando la lista, la policía italiana allanó la casa del Gran Maestre de una Logia Masónica altamente secreta en Roma que se había involucrado en esfuerzos para infiltrarse en el Vaticano y arruinarlo financieramente.

El arzobispo Edouard Gagnon también confirmó a tres Papas después de realizar una extensa investigación que incluyó la obtención de información a través de Interpol de que los masones efectivamente se habían infiltrado en el Vaticano convirtiéndose en sacerdotes y habían ascendido a los niveles más altos de la Curia romanaAlgunos hombres de la Curia Romana nombrados en la lista de Pecorelli todavía están vivos y ocuparon cargos recientes en el Vaticano.

Si un obispo sospechoso desea demostrar verdaderamente que no es de la masonería ni está influenciado por la Logia, no podría haber una forma más segura de hacerlo que defender y defender celosamente las enseñanzas y prácticas de la Iglesia

Socavar o atacar la doctrina, la moral y la práctica católica, a pesar de todas las afirmaciones en contrario, plantea preguntas legítimas sobre la infiltración dentro de la jerarquía, ya que esto fue precisamente lo que los masones trazaron como su plan hace un siglo y medio, y es lo que pretenden.sSe sabe que han estado haciendo durante al menos los últimos 50 años

Si socavar la fe no requiere que un hombre sea masón, ciertamente significa que está llevando a cabo el trabajo de los masones para ellos.

Por Louis Knuffke (*).

(*) Pontifical University of St. Thomas Aquinas – Angelicum, Doctorate in Sacred Theology.

Sábado 8 de julio de 2023.

Ciudad del Vaticano.

Life Site News.

Comparte:
By ACN
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.