Decenas de monjas abusadas por exjesuita, olvidadas; Roma ‘rehabilita’ al abusador

ACN
ACN

El ex jesuita es acusado de abusos contra al menos veinte mujeres, pero la visita canónica al centro que fundó va en la dirección opuesta: «En el Centro Aletti hay una vida comunitaria sana y sin cuestiones críticas particulares «. Un giro que podría ser dirigido por el Papa.

«Se ve claramente que en el Centro Aletti hay una vida comunitaria sana y sin problemas particularmente críticos»: este es, en resumen, el resultado de la visita canónica ordenada por el cardenal vicario de Roma, obispo Angelo De Donatis, al Centro fundada y dirigida durante mucho tiempo por Marko Rupnik, el ex jesuita acusado de haber abusado de al menos veinte mujeres.No sólo eso: el cardenal vicario cuestiona una decisión del dicasterio para la Doctrina de la Fe (antigua Congregación), cuando declara que «el visitante pudo encontrar y por tanto informó procedimientos gravemente anómalos cuyo examen también generó dudas fundadas sobre la propia petición de excomunión».

Excomunión en la que había incurrido Rupnik por haber absuelto en confesión a una mujer con la que había tenido relaciones sexuales y que le fue remitida, quitada, levantada unos días después, probablemente por el propio Papa. Ahora bien, el hecho de que el vicario general declare hoy haber «presentado el informe a las autoridades competentes» debido a la gravedad de las conclusiones sobre la «solicitud de excomunión», parece poner de relieve un enfrentamiento clandestino en el Vaticano en nombre de Rúpnik.

La investigación

La visita canónica, que comenzó el 16 de enero, tuvo como objetivo investigar la dinámica interna del equipo del Centro Aletti, asociación pública de fieles desde junio de 2019, y, en particular, las relaciones entre el actual grupo directivo y Rupnik. El informe final del visitador responsable, don Giacomo Incitti, profesor de derecho canónico en la Universidad Pontificia de Urbana, es claro: nada que objetar a lo que sucede en Via Paolina.En efecto, el grupo salió fortalecido: «la historia – en opinión de Incitti – ayudó a las personas que viven la experiencia del Centro Aletti a fortalecer su confianza en el Señor, en la conciencia de que el don de la vida de Dios hace lugar también a través de la prueba».Los miembros del Centro Aletti, constató el visitante, «aunque entristecidos por las acusaciones recibidas y por la forma en que fueron manejadas, han optado por guardar silencio – a pesar de la vehemencia de los medios de comunicación – para guardar sus corazones y no pretender cierta irreprochabilidad. con el de erigirse en jueces de los demás.»

«Ningún problema»

Entonces no hay problema… 

Nada que decir sobre el hecho de que la directora María Campatelli estuviera en primera fila el pasado 5 de marzo, junto con el resto del equipo y el grupo de jesuitas (que ahora abandonan la Compañía tras la expulsión de Rupnik, ratificada el pasado 14 de julio), cuando Rupnik concelebró. en la Basílica de Santa Práxedes de Roma, violando la prohibición de sus superiores de ejercer la actividad ministerial y sacramental en público.

Nada que decir ni siquiera sobre los ejercicios espirituales que Rupnik debería haber realizado para el Centro Aletti, violando las restricciones impuestas por la Compañía

Y, sobre todo, nada que destacar sobre los abusos que el sacerdote y artista también cometió en las instalaciones del Centro en Roma, aprovechándose de su papel, como testificó más de una víctima ante la Compañía de Jesús durante la investigación iniciada el pasado mes de febrero.

Todo es «normal», en definitiva. ..

Fueron necesarios algunos cambios en el Estatuto, dada la salida del equipo jesuita del Centro pero, salvo estos ajustes técnicos, los fines fundacionales permanecen intactos.

La dirección del Papa

Queda por ver qué pasará ahora que el cardenal De Donatis ha lanzado la bomba sobre la excomunión, impuesta a Rupnik en 2020 con una sentencia firmada por el cardenal Luis Ladaria Ferrer, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Sin la posterior revocación, cuestionar las condiciones de la excomunión parece un claro acto de desafío al Dicasterio Vaticano, con un único objetivo de fondo: la rehabilitación de Rupnik, en desprecio de la Compañía de Jesús que decidió su expulsión y la Obispos eslovenos que condenaron los abusos, sin olvidar a las víctimas.

No sólo eso: es difícil creer que detrás del duro ataque de De Donatis no haya la aprobación, si no la dirección, del Papa. 

El propio Francisco, por otra parte, había ilustrado hace apenas tres meses un mosaico de Rupnik presente en Santa Marta durante un mensaje en un congreso mariológico brasileño, señal inequívoca de apoyo al controvertido hermano.

Hace tres días, la directora del Centro, Maria Campatelli, que nunca ha ocultado su total apoyo a Rupnik, incluso a través de cartas públicas en las que presentaba al ex sacerdote como una víctima de la prensa y de los jesuitas, fue recibida por el Papa en conversación privada. 

Hoy, a la vista del resultado de la visita canónica, no es difícil imaginar que en el centro del encuentro en el Vaticano hubo un cordial respaldo a las actividades del Centro, que podrá así continuar las provechosas obras de Rupnik. con la bendición de Francisco.

Por Federica Tourn.

Ciudad del Vaticano.

Domani

Comparte:
By ACN
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.