Condenan a tres meses de cárcel a un fraile por rezar ante una clínica abortista en New York

ACN
ACN

Defender la vida empieza a no salir tan barato en las sociedades más libres y desarrolladas del planeta. Esta vez le ha tocado el turno al fraile franciscano Fidelis Moscinski, quien ha sido condenado a tres meses de prisión, por intentar salvar a los niños no nacidos en un centro abortista de Nueva York.

Según informó el diario local The New York Post, el sacerdote, junto con otros dos defensores de la vida, fueron condenados a 90 días de prisión, y a una multa de 500 dólares, por el hecho de «entrar en una clínica abortista, bloquear el acceso y negarse a salir», durante dos horas.

 Rescate al no nacido

La fiscal de distrito del condado de Westchester dijo que el fraile y sus acompañantes debían ser declarados culpables por ingresar al centro abortista All Women’s Medical, ya que «el aborto es legal en el estado de Nueva York e interferir en el derecho de una paciente, a acceder a la atención médica y reproductiva, es un delito».

El pasado 27 de noviembre, Moscinski, Will Goodman y Matthew Connolly, participaban en un acto de rescate en un centro abortista, cuando, según las autoridades, «entraron a la sala de espera de la clínica y uno de ellos bloqueó la entrada para que los pacientes no pudieran acceder. Los condenados se negaron a salir de la clínica durante dos horas, por lo que tuvo que intervenir la policía y ser trasladados al exterior».

Pena máxima posible

El jurado condenó a los tres rescatadores a tres meses de prisión y a una multa de 500 euros, por allanamiento de morada. La fiscal del condado, por su parte, pidió al juez que se les impusiera la pena máxima, a lo que el juez del tribunal accedió. Según informa Red Rose Rescue, en la sala del tribunal, Mocinski citó al profeta Isaías, diciendo: «Isaías dijo: ¡Ay de los que llaman al bien mal y al mal bien! Ay de los que llaman derecho al aborto».

El sacerdote ya fue detenido en 2017 por rezar de rodillas y regalar rosas rojas en un centro.

Tras estas palabras, el sacerdote católico se volvió a dirigir al juez: «Usted desestimó nuestra defensa y esa injusticia fue agravada por el Jurado, y por la sentencia que se ha dictado, imploro la sangre de Jesús sobre esta sala del tribunal». En respuesta a la sentencia, Goodman, otro de los rescatadores, declaró: «Estamos aquí para defender la igualdad de todas las personas, desde el principio hasta el final de la vida, y por la solidaridad que podemos compartir con la madre, el niño y el padre. Estamos aquí para ayudar».

Rosas por la vida

El fraile Moscinski es un viejo conocido de la Policía, por su valerosa defensa de la vida. El 15 de septiembre de 2017, en las puertas de una clínica abortista en Alexandría, en el estado de Virginia, el fraile se limitó a rezar de rodillas y a regalar rosas junto a otros voluntarios. La imagen de la llegada de la Policía, con el sacerdote de rodillas rezando, dio la vuelta al mundo.

La persecución a todo aquel que quiera rezar por un no nacido, en los lugares donde, precisamente, se acaba con su vida, es algo que se ha vuelto muy perseguido en Occidente, incluso penado, como es el caso de España. Desde el mes de abril del 2022, rezar ante una clínica abortista, puede acarrear penas de entre tres meses y un año de prisión.

NEW YORK.

Sábado 6 de agosto de 2022.

ReL.

Comparte:
Posted by ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.