Tu gato. Un catecismo profanador y confuso

ACN
ACN

¿ Cómo se traduce la palabra Youcat ? Inmediatamente, incluso para quien acude al diccionario o, más rápidamente, al traductor de Google, se lee en italiano: «Tu gato». Pero no, según la Conferencia Episcopal de Austria, de acuerdo con la Conferencia Episcopal Alemana, la Conferencia Episcopal Suiza y la Conferencia Episcopal Italiana, Youcat debería traducirse como una abreviatura de «Tu catechismo», una lengua juvenil que debería captar la atención de los jóvenes. Podría parecer una broma o una burla, pero no lo es para los creadores de esta idea absurda e inefica

Al frente de este proyecto, fruto de la colaboración de algunos teólogos, se encuentra el arzobispo de Viena, el cardenal Christoph Schönborn. Quienes trabajaron en el proyecto editorial lo llamaron «Ju-Kat» por las siglas de juventud (Jugend en alemán) y catecismo. Luego se tradujo la abreviatura al inglés con el resultado antes mencionado.

Youcat italiano. El Catecismo de la Iglesia Católica para los jóvenes , nueva edición revisada y actualizada, con prólogo del Papa Francisco, salió el 24 de enero y repite la publicaciónen alemán en 2010, que luego llegó a Italia en 2011 con por el Papa Benedicto XVI (también propuesto en la edición actual, inmediatamente después de la del Papa Bergoglio).

El texto se abre con unas « Instrucciones de uso «, como si fuera un manual de instrucciones para el uso de un aparato electrodoméstico, una estantería para montar

Las «indicaciones» explican que el catecismo está escrito en un lenguaje adecuado para jóvenes y cuya fuente es el « Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) publicado en 1997, sin pretender alcanzar la integridad de esa obra ».

El texto está estructurado en preguntas y respuestas y el » comentario que sigue tiene como objetivo ofrecer a los jóvenes una ayuda adicional para comprender el significado existencial de las preguntas que se van abordando gradualmente » (p. 4). ¿Comprender el significado “existencial” de las preguntas? Por eso comenzamos, desde el principio, a confundir las cuestiones, a no ser claras, a producir desequilibrios en la transmisión de la enseñanza de la doctrina católica.

Por otro lado, incluso gráficamente el texto es muy confuso en las fotografías que en la mayoría de los casos son antropocéntricas: se suceden imágenes de niños, jóvenes, hombres y mujeres multiétnicos, atardeceres, veleros, personas riendo. , divirtiéndose, judíos y musulmanes rezando, gente paseando, gente abrazándose, celebrando…

Y luego una novia con los brazos extendidos y sin escote, en una actitud nada acorde con la sacralidad del sacramento del matrimonio (p. . 153), sobre el que se ha colocado un cortejo dibujado, que representa títeres con evocación circense: niños, adultos y ancianos de diferentes formas que cantan, silban, bailan, realizan acrobacias boca abajo… todos en fila india para ve y besa la mano de la novia, junto a la cual está el novio, cuyo sombrero de copa está colocado en el suelo sobre el velo de la novia.

La imagen del sacerdote casi nunca aparece en este «gato», excepto en un lugar al aire libre, sobre un césped, donde hay una especie de altar y alrededor, en actitud de baile, hay algunas personas (p. 127). El altar del Santo Sacrificio es otra cosa muy distinta para la Iglesia Católica. San Juan Crisóstomo, el gran Doctor del Sacerdocio, afirma:

« Moisés levantó sus manos al cielo, haciendo descender el maná, el pan de los ángeles. Nuestro Moisés, Cristo, levanta sus manos al cielo y nos proporciona el alimento eterno. El primero golpeó la piedra, haciendo brotar de ella torrentes de agua. Toca la mesa, golpea la mesa mística y hace brotar las fuentes del Espíritu. Por eso la mesa está colocada en el centro [de la iglesia], como un manantial, para que a ella acudan los rebaños de todas partes y sacien su sed con sus aguas curativas » ( Catequesis 3).

Las palabras del Papa Francisco, sobre la Santa Misa, son muy significativas para comprender el estado teológico actual en el que se encuentra la Iglesia de Roma: « Hermanos y hermanas, ¿dónde podemos «preparar la Cena del Señor» también hoy? […] Rompamos nuestra vida en compasión y solidaridad, para que el mundo pueda ver a través de nosotros la grandeza del amor de Dios, y entonces el Señor vendrá, nos sorprenderá nuevamente, se convertirá una vez más en alimento para la vida de el mundo. Y él nos saciará para siempre, hasta el día en que, en el banquete del Cielo, contemplaremos su rostro y nos alegraremos sin fin » (p. 126).

Contra lo afirmado, el Santo Sacrificio del altar durante dos mil años nunca ha sido una cena, la cena fue introducida por el protestantismo, «gracias» a Lutero, quien abolió violentamente el sacerdocio porque abolió el Santo Sacrificio del Salvador, que vino a la tierra para liberar de la muerte del pecado mortal y para salvar eternamente a las almas a través de Su Sangre y su arrepentimiento y conversión.

Un artículo ciertamente no puede desgranar el contenido de 304 páginas; sin embargo, basta denunciar la inmensa confusión que genera este «gato», partiendo precisamente de los términos. Pensemos ya en la siguiente pregunta: « ¿ Qué nombres utiliza Jesús para indicar la cena de Jesús con nosotros y qué significa? », nos encontramos ante una pregunta que no expresa un concepto correcto: el trágico error léxico es precisamente el de «cena». La respuesta es igualmente trágica: una lista de nombres que producen mentiras combinados con palabras exactas de terminología doctrinal: » Varios nombres indican este misterio insondable: Santo Sacrificio – Santa Misa – Sacrificio de la Misa – Cena del Señor – Fracción del Pan – Asamblea Eucarística – Memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección – Santa y Divina Liturgia – Santos Misterios – Sagrada Comunión ». ¿No es este un claro ejemplo de confusión mental, donde conceptos que no tienen relación entre sí se dan como sinónimos?

Algunos de estos nombres son los que usan los protestantes en sus funciones religiosas y no litúrgicas porque no son Santas Misas, sino cenas y banquetes, donde no existe el Santo Sacrificio del altar, sino la memoria, la memoria del Última cena.

El «gato» también pretende ser lúdico, de hecho, al final de las páginas, en lugar de los números en secuencia, hay un hombrecito representado en muchas posiciones diferentes, de tal manera que, al pasar las páginas , se mueve como en una caricatura. El número de páginas, en cambio, está colocado lateralmente en un solo lado (a la derecha), creando una confusión mayor que la (mucho más grave) de carácter doctrinal. Al evidente malestar, acompañado de personajes muy pequeños, se suma el otro tipo de desorden, el gráfico y el cromático.

Por si fuera poco, el libro, forjado según los principios de la laicidad revolucionaria (libertad, igualdad, fraternidad), presenta elementos definidos como «complementarios», es decir, citas, imágenes, definiciones tomadas de la Sagrada Escritura, de documentos del magisterio de la Iglesia y de las realidades de los no creyentes y de los miembros de otras religiones. Todo ello no hace más que desarrollar una suerte de laberinto cerebral, que se deshace en un malestar impresionante, en una inquietud tanto de carácter sensitivo (de la vista, por las razones gráficas y cromáticas que hemos mencionado) como de pensamiento y espíritu. En cuanto a los documentos de la Iglesia, es interesante señalar que los anteriores a Pablo VI, y por tanto al Concilio Vaticano II, no están presentes.

En definitiva, se propone una sopa enorme, donde la doctrina habitual se mezcla con las características de la Iglesia modernista, con la fascinación por las actuales necesidades globalistas, ecológicas, ecologistas, interreligiosas, que se vinculan a la nueva directriz del pensamiento único «inclusivo».

En cambio, el Evangelio y la doctrina católica son «exclusivos» en el sentido de que la puerta es estrecha; el Pliegue es sólo uno; Muchos son llamados, pero pocos son escogidos; libertad, los que aman a Cristo siguen sus huellas cargando con sus cruces y es indispensable la conversión a la única Verdad revelada:

« De cierto, de cierto os digo, que el que no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es ” (Juan 3:5-6).

Nuestra fe es excluyente, Jesús dijo:

«No penséis que he venido a traer paz a la tierra; No he venido a traer paz, sino espada «.

Nuestra fe conduce a la libertad verdadera y exclusiva:

« Jesús dijo entonces a los judíos que habían creído en él: Si permanecéis fieles a mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; conoceréis la verdad y la verdad os hará libres » ( Jn 8, 31-32). 

Youcat trivializa, profana, conduce a ideas que pervierten, intoxican, engañan, echando leña al fuego del caos mental que ya ha alcanzado niveles de código rojo. Los pobres jóvenes de nuestros días son abandonados a su suerte por todos, incluidos los padres, que han perdido su identidad natural, y la propia Iglesia, muy responsable del drama contemporáneo.

Las nuevas generaciones se alimentan de la masa ilógica y antivalores de una cultura antihumana y anticatólica y es por eso que muchos, ya desde niños, frecuentan las clínicas de psicólogos y psiquiatras.

Por Cristina Siccardi.

Ciudad del Vaticano.

corrispondezaromana.

Comparte:
By ACN
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.