Por apoyar el aborto, debe renunciar la presidenta del Comité Central de Católicos Alemanes

ACN
ACN

El P. Robert Jauch, ofm, ha pedido la dimisión de la presidenta del Comité Central de Católicos Alemanes (ZDK) y co-presidenta de la Asamblea Sinodal Alemana, Irme Stetter-Karp, por pedir que en Alemania haya un servicio de práctica de abortos a nivel nacional.

El P. Jauch, destacado columnista en medios de comunicación católicos de habla alemana, constata en un artículo publicado en Kath.net, que «el Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK), que en su día se fundó para dar voz a los laicos de la Iglesia alemana en la esfera pública, se ha venido abajo». 

Para el sacerdote franciscano, «la gota que colmó el vaso fue la reciente demanda de la presidente de la ZdK, Stetter-Karp, de un servicio de aborto a nivel nacional en Alemania». Y añade:

«Con esto, la señora se aleja claramente del terreno de las enseñanzas de la Iglesia católica. De hecho, la Iglesia se ha distinguido por ser una de las más vehementes defensoras del derecho a la vida de todos, especialmente de los niños no nacidos, completamente indefensos».

Al mismo tiempo, afirma que «nadie debería sorprenderse ahora, porque junto con la Sra. Stetter-Karp, varios representantes de asociaciones católicas participaron en la fundación de «Donum vitae» ya en 1999. El Papa Juan Pablo II había reconocido claramente que las instituciones eclesiásticas no podían expedir un certificado de asesoramiento en los embarazos conflictivos como requisito previo al aborto. La iglesia se convierte en cómplice cuando apoya oficialmente este sistema. Cáritas y otras organizaciones eclesiásticas abandonaron este sistema.»

Ademá recuerda que «el Papa Francisco habla vehementemente de «asesinato por encargo» en el caso de los abortos. La Iglesia, y por tanto también la ZdK, debe servir a la cultura de la vida. Los cristianos fieles tienen que defender a los más débiles de la sociedad que no pueden luchar por sí mismos».

El religioso recuerda que dado que «incluso en Europa» se pretende «declarar el derecho al aborto como un derecho humano, sería muy necesaria una postura clara de los laicos católicos a favor de la vida de los no nacidos y de las futuras madres»

Y concluye:

«La presidenta del ZdK se ha unido ahora a las filas de esta diabólica confusión.  En consecuencia debería dimitir. Bastantes problemas tiene ya la Iglesia en Alemania».

TEXTO COMPLETO DE LO EXPUESTO POR EL FRANCISCANO ROBERT JAUCH:

El Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), que se fundó originalmente para dar a los laicos de la Iglesia alemana una voz en público, ha seguido su curso mientras tanto. Una legitimidad democrática radical estuvo ausente desde el principio. Se mantiene vivo esencialmente por el dinero que le otorgan los obispos. Y una de las principales tareas del ZdK, la implementación de las Jornadas Católicas, casi ha desaparecido en los últimos años por falta de estímulo.

La gota que colmó el vaso llegó cuando la presidenta de ZdK Stetter-Karp exigió una oferta nacional para abortos en Alemania. Con esto, la dama claramente se aleja del terreno de las enseñanzas de la Iglesia Católica. De hecho, la Iglesia se distingue por ser una de las más vehementes defensoras del derecho a la vida para todos, especialmente para los niños por nacer completamente indefensos. Esta actitud básica fue incluso reconocida y respetada por aquellos que ya no podían hacer mucho con la fe cristiana: ¡La Iglesia representa la vida! Si lo sacudes, te vuelves imposible.

Pero nadie debe sorprenderse, porque con la Sra. Stetter-Karp, varios representantes de asociaciones católicas ya participaron en la fundación de «Donum vitae» en 1999. El Papa Juan Pablo II reconoció claramente que las instituciones eclesiásticas no deberían emitir un certificado de consejería en conflictos de embarazo como requisito previo para el aborto. La iglesia se vuelve cómplice cuando apoya oficialmente este sistema. Caritas y otras organizaciones eclesiásticas salieron de este sistema. Se desarrolló una amplia gama de ayuda para mujeres embarazadas en conflictos con ofertas de asesoramiento, incluso sin un certificado de asesoramiento. El Papa Juan Pablo II acuñó la frase sobre la “cultura de la muerte” en la que la iglesia no puede participar. Cuando se trata de abortos, el Papa Francisco habla abiertamente de “asesinato por encargo”. Iglesia, y con ella el ZdK, debe servir a la cultura de la vida. Los cristianos fieles tienen que defender a los más débiles de la sociedad que no pueden luchar por sí mismos.

Dado que el derecho al aborto ahora se declarará un «derecho humano» incluso en Europa, se necesitaría con urgencia un compromiso claro por parte de los laicos católicos por la vida de las mujeres embarazadas y no nacidas. Políticos católicos de todo el mundo abogan por el aborto. La presidenta del ZdK se ha unido ahora a estas filas de confusión diabólica. Ella debería renunciar inmediatamente. La Iglesia en Alemania ya tiene suficientes problemas.

Padre Robert Jauch OFM.

MIÉRCOLES 3 DE AGOSTO DE 2022.

KATH.NET/INFOCATÓLICA.

Comparte:
Posted by ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.