Negocios en los Palacios Sagrados: historia de un contable al que el Vaticano ha «condenado» a una muerte prematura

ACN
ACN

* Milone pide una indemnización de 9,3 millones, de los cuales 3,5 millones se piden para el interventor adjunto, Ferruccio Panicco, como compensación por el retraso causado, según él, por la conducta del Vaticano en el diagnóstico del cáncer de próstata que va ahora al cuarto -y último – escenario.

* “Creo que, sin esta demora, el diagnóstico hubiera sido lo suficientemente temprano como para no tener una enfermedad incurable”, explica Panicco. En esencia, ese año de retraso le puede haber costado unos 15-20 años de vida.

 El ex auditor general del Vaticano, Libero Milone, está librando una batalla legal contra la Secretaría de Estado por las circunstancias que rodearon su renuncia en junio de 2017, de la que dice estar obligado a los descubrimientos realizados en su actividad cuentas de auditoría: prelados que fueron envalentonados fondos del Vaticano, transacciones financieras sospechosas, flujos de dinero a miembros de la familia cardenalicia, consultas por valor de decenas de millones de euros para servicios no específicos y mucho más.


En el texto de la cita, Milone habla de una «conspiración» para «deshacerse de un supervisor de asuntos económicos demasiado curioso y honesto», una figura que, además, había sido encargada por el Papa Francisco, quien había firmado un estatuto especial sobre el cargo de interventor y ordenó encontrar entre los profesionales de alto nivel la figura idónea para practicar los objetivos transparentes proclamados en la primera parte del pontificado.


Milone tenía en medio de sensacionalistas acusaciones de espionaje -realizadas principalmente por el cardenal Angelo Becciu, suplente entonces de la Secretaría de Estado- y la hipótesis de malversación por haber utilizado fondos vaticanos precisamente para controlar y ensombrecer figuras de la jerarquía.


El posterior intento de mediación con la Secretaría de Estado fracasó y Milone pide ahora una indemnización de 9,3 millones de euros por un combinado de daño moral y reputacional y por el lucro cesante por su dimisión.


De esa cantidad total, sin embargo, son más de 3,5 millones de euros para el interviniente adjunto, Ferruccio Panicco, además buscan a un colaborador que presentó una denuncia, como compensación por el retraso causado, según la conducta del Vaticano. en el diagnóstico de la próstata. cancelar que ahora se encuentra en la cuarta y última etapa.

«Condenado a muerte»


Panicco tiene 63 años y estadísticamente tiene entre 20 y 30 por ciento de probabilidad de vivir otros cinco años.Los diagnósticos fueron cáncer en la primavera de 2019, cuando la situación estaba suficientemente comprometida, y siguieron ciclos de quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia.


Sin embargo, Panicco dice que la interrupción repentina de la carrera de medicina que inició cuando trabajaba en el Vaticano (en el período 2015-2017) fue decisiva para retrasar el diagnóstico, que tomó cuando el cáncer estaba en una etapa avanzada.


A finales de 2016, las pruebas realizadas por los médicos de la Caja de Asistencia Sanitaria del Vaticano (FAS) mostraron un aumento del PSA, el antígeno relacionado con el cáncer de próstata, y ordenaron una serie de pruebas adicionales para controlar la situación.


Seis meses despues el proceso se detuvo.Los gendarmes allanaron las oficinas de los auditores, motivando esto con sospechas de actividad de espionaje. Se encargaron de todo, incluida la documentación médica personal que Panicco revisó por conveniencia en su despacho, dado que vivía en un bed and breakfast en Roma y regresaba con su familia a Turín a finales de semana.
Esta documentación nunca fue devuelta, dice Panicco, lo que lo obligó a reiniciar el complicado proceso de diagnóstico en otra instalación en otra ciudad. En resumen, argumentan sus abogados, perdió 12 meses cruciales.


“Creo que, a partir de esta retractación, el centro de diagnóstico pudo atemperarlo lo suficiente como para no tener una enfermedad incurable, dado que la supervivencia a los 5 años es del 95 por ciento cuando el cáncer de próstata no es metastásico”, explica Panicco.


Esencialmente, este año retrospectivo puede haberle costado entre 15 y 20 años de vida.

Documentos


Queda pendiente de la cuestión de los documentos. ¿Por qué los promotores de justicia vaticanos también incautaron documentos personales irrelevantes para la investigación? ¿Y por qué no los revirtieron, permitiendo que Panicco continuara con el proceso de diagnóstico sin interrupciones?


Aquí las versiones no acaban de coincidir.Pocos días después de la ejecución, el ex interventor adjunto envió un documento certificado con acuse de recibo a la gendarmería vaticana, a la atención del comandante, Domenico Giani, para solicitar la devolución de sus documentos personales. La tarjeta se recibió el 1 de julio de 2017, pero Panicco dice que nadie respondió.
Más de un año después, el 15 de diciembre de 2018, en medio de varios intentos de obtener análisis, Milone y Panicco se reunieron con el secretario de Estado, Pietro Parolin, pidiéndoles también que intercedieran para recuperar la documentación.


La intervención de Parolin debió surtir algún efecto, dado que hace unos días Panicco recibió una llamada del subcomandante de Gendarmería, Costanzo Alessandrini, quien dijo que tomarían medicamentos. Luego, silencio.


En la reunión reportada por Panicco, el secretario de Estado también planteó una pregunta lógica: ¿por qué no les pidió a los médicos del Fas que le pidieran una copia de los registros médicos? Respons de Panicco: «Tenía miado de lo que me hubiera podido pasar si hubiera entrado en el Vaticano».

¿Otro taller?


Giani no quiso pronunciarse al respecto, pero los funcionarios del Vaticano explican que la gendarmería, en el ínterin, se devolvió en junio a las oficinas del auditor general, gestionada entre la expulsión de Milone por Alessandro Cassinis Righini, todos los documentos que ayudan a la investigación, incluyendo computadoras, tabletas, documentos personales y, presumiblemente, las famosas pruebas médicas.


Esto, dicen las fuentes, sucedió una semana antes de que le quitaran la tarjeta en la que Panicco pedía su devolución, tarjeta a la que Gendarmería no respondió porque el imaginaban estaba desactualizado, tenían que hacer todo.


¿Es posible que los documentos hayan sido abandonados en los auditorios? No sabemos. Sin embargo, dado que el Vaticano afirma que la gendarmería y los promotores de justicia no están interesados ​​en cuestionar estos documentos, y son conscientes de que el consultor pudo haber enviado fácilmente una copia de los análisis a la FAS incluso sin ingresar a los muros sagrados, pero por enviando un Correo electrónico sencillo.


Sin embargo, incluso esta versión no explica por qué los documentos no fueron encontrados y se debieron a lo mínimo después de la intervención de Parolin, quien ciertamente tenía el poder de encontrar a quien Panicco buscaba desesperadamente, en cualquier oficina del Vaticano que fuera.


Estaba en juego la salud de una persona que ahora acusa al Vaticano de ser «culpable, no maliciosamente, de haberme condenado a muerte sin causa después de un sufrimiento lento y significativo».

Por MATÍAS FERRARESI.

Redactor jefe de Tomorrow. Ha trabajado para il Foglio y escrito para The New York Times, Wall Street Journal, Boston Globe, Foreign Policy.

DOMANI.

Comparte:
By ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *