Los franceses votaron mayoritariamente por la derecha…pero los gobernará la izquierda

ACN
ACN

* ¿Quiénes son los verdaderos ganadores de las elecciones parlamentarias francesas?

El pequeño experimento del politólogo loco Emmanuel Macron le estalló en la cara. Y su compañero de laboratorio ya ha pedido su dimisión si el presidente francés no cumple las exigencias del líder izquierdista. Ahora se encuentra en una situación de rehenes que él mismo ha creado. 

En mi ciudad natal, Vancouver, Canadá, hay una estatua que me ha marcado desde que era un niño. Se llama “Miracle Mile” y conmemora una carrera legendaria que se celebró en 1954 en el Empire Stadium de Vancouver entre los dos hombres de la época que rompieron la barrera de los cuatro minutos: el inglés Roger Bannister y el australiano John Landy. Al final de la carrera, Landy, que iba en cabeza, miró por encima del hombro a su oponente, que lo adelantó por el otro y ganó. “Siempre corre tu propia carrera, hasta el final”, me dijo mi difunto padre, especialista en deportes, mientras mirábamos el monumento. “Porque eso es lo único que realmente puedes controlar”. Lástima que Macron no aprendiera la misma lección. 

En cambio, después de no haber logrado seducir a los votantes franceses en la primera ronda de votación solo con su plataforma y sus resultados, con un tercer puesto para el partido del establishment “Juntos” del equipo de Macron , dejó de correr su propia carrera y comenzó a mirar a su alrededor.

Macron y su primer ministro Gabriel Attal decidieron que había que negarle a toda costa la mayoría en la segunda vuelta al partido de derechas y antisistema Agrupación Nacional (que dominó el voto popular en la primera vuelta). Por eso pensaron que, al elegir candidatos en distritos donde una ruptura con la izquierda antisistema llevaría a un escaño a Agrupación Nacional, podrían bloquear a su líder parlamentaria, Marine Le Pen. Y la coalición antisistema de izquierdas Nuevo Frente Popular y su líder de facto, Jean-Luc Melenchon, acordaron hacer lo mismo. 

Se unirían en una coalición de perdedores para derrotar a la favorita. París será la sede de los Juegos Olímpicos a finales de este mes. Sería como si a todos los perdedores de la prueba de gimnasia femenina se les permitiera decidir que elegirían a una sola perdedora entre ellos para que se enfrentara a Simone Biles y luego le darían todos sus puntos de perdedores a esa persona para que la derrotara. 

Pero lo que en realidad ocurrió fue que, como resultado de esta estrategia, quedaron más distritos con solo una opción entre los dos candidatos anti-establishment –de izquierda y de derecha– que distritos que dejaron a los votantes con una opción entre el equipo Macron y el equipo Le Pen. 

¿El resultado? Un parlamento sin mayoría absoluta en el que ningún partido tiene ni de lejos una mayoría de 289 escaños. Los izquierdistas del Nuevo Frente Popular tienen 182, el “Juntos” de Macron tiene 168 y Agrupación Nacional tiene 143. Si se hacen los cálculos, para que cualquiera de estos partidos obtenga suficientes votos en cualquier tema determinado para alcanzar una mayoría parlamentaria va a ser una batalla cuesta arriba. Y para que se hagan una idea de lo empinada que puede llegar a ser la escalada, los miembros del equipo Macron ya estaban hablando mal de sus hermanos izquierdistas del oportunismo de la izquierda y se negaban a trabajar con ellos, antes incluso de que empezaran a conocerse los resultados. 

Como dictan las costumbres, el primer ministro de Macron, Gabriel Attal, ya ha presentado su dimisión, pero podría quedarse en el cargo hasta que surja un nuevo gobierno. La naturaleza y el liderazgo de esta decisión no son una certeza, porque las relaciones nacidas de la desesperación que conducen a matrimonios concertados (o incluso a aventuras de una noche concertadas con el fin de votar sobre un tema determinado) no son precisamente un éxito rotundo. 

Jean-Luc Mélenchon, el líder del bloque del Nuevo Frente Popular con más escaños, ya ha pedido a Macron que ofrezca a su equipo el puesto de primer ministro o que, de lo contrario, se resigne. Impulsado por la estrategia de Macron, Mélenchon ya habla como si quisiera ver los muebles de Attal cargados en el camión y su ropa tirada en el césped. 

Todo esto sólo para derrotar a la derecha antisistema, que aún así logró ganar el voto popular.

Los franceses votaron por una cosa y obtuvieron exactamente lo contrario.

Sí, leyeron bien.

Basta con pensar en eso y en lo que significa para la democracia y la afirmación de que el gobierno es representativo de la voluntad del pueblo. Cuando se observa el voto popular en la segunda vuelta (la suma total de los votos emitidos por cada francés individual), en realidad fue una victoria aplastante de Agrupación Nacional con más de 10 millones de votos. El Nuevo Frente Popular y los partidos Juntos de Macron obtuvieron cada uno 6 millones y algo más

Hay muchas cosas que todavía están en el aire en este momento, pero una cosa que los franceses lograron es revocar el cheque en blanco de Macron y el establishment, de modo que ya no pueden simplemente imponer las cosas a la fuerza en el parlamento a voluntad con una mayoría. Los franceses han estado emitiendo una sensación que sugiere que están hartos del establishment. Y eso ahora se ha confirmado claramente, como se mire. Por lo tanto, es una gran pérdida para Macron, que miraba tan obsesivamente por encima de su hombro derecho que terminó siendo superado por la izquierda antiestablishment. 

Raquel Marsden

Por Rachel Marsden,

columnista, estratega política y presentadora independiente de programas en francés e inglés.

Comparte:
TAGGED:
By ACN
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *