Lgbt acogido por el Papa: presión para cambiar la doctrina milenaria de la Iglesia y aceptar vida sexual fuera del matrimonio y entre homosexuales

ACN
ACN

* Otro signo claro de la gran presión para llevar el tema de las parejas homosexuales al Sínodo es el objetivo alcanzado de reunir con el Papa Francisco a una delegación de 110 cristianos LGBT, sus padres y los «agentes de pastoral». 

* Entre ellos estaba Francesca Malagnino, una activista lesbiana que le dio a Francisco una carta de «cristianos» LGBT. 

El año que nos separa de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos , que se celebrará en octubre de 2023, ha tomado un rumbo bastante precisoel 20 de septiembre, los obispos flamencos, encabezados por el cardenal Josef De Kesel, abrieron públicamente la bendición de las parejas homosexuales, ofreciendo también un esquema para la ceremonia correspondiente (ver aquí ). Pero luego, ante la inevitable polémica, pretende ajustar el tiro.

Después de que Willy Bombeek, punto de referencia , designado por los obispos, para coordinar a los diversos responsables diocesanos de la pastoral de los «creyentes que viven en una relación homosexual estable», declaró con mucha claridad que la «liturgia» concebida pretende precisamente «bendecir su unión, este amor, esta fidelidad «, el portavoz de la Conferencia Episcopal de Bélgica, el padre Tommy Scholtes, trató de desdibujar jesuíticamente los contornos (ver aquí ): «Sí, se propone una oración con personas homosexuales, pero no hay ninguna mención de una pareja y por lo tanto menos que el matrimonio». El jesuita, dirigiéndose a i.Media, también ha querido reiterar que la bendición al final del rito no pretende ser en modo alguno una bendición nupcial, sino una simple bendición final.

Por su parte, el propio secretario de la Conferencia Episcopal , Monseñor Herman Cosijns, se cuidó de no aclarar que no quería ir en contra del Responsum de 2021, limitándose en cambio a reclamar fidelidad a la exhortación postsinodal Amoris Laetitia : “Los obispos quieren acoger, pero no pretenden en absoluto ir más allá de Amoris Lætitia , a raíz de la cual se inscriben por completo”.

Si se pretendía desmantelar la polémica , el resultado es en cambio mostrar aún más la hipocresía formalista que ya se traslucía en el comunicado de los obispos. En efecto, basta leer rápidamente los textos propuestos para este momento de oración con los homosexuales. En primer lugar, la oración con la que «dos personas implicadas» -nótese- «expresan juntas su mutuo compromiso ante Dios». Según Scholtes, no hablaríamos de pareja: ¿pero dos personas que juntas expresan un mutuo compromiso de fidelidad no forman pareja? Y si lo hacen en la iglesia, ante Dios y la comunidad, ¿acaso no recuerdan el matrimonio? Evalúe el lector el tenor de la oración (cuya traducción al italiano se toma de aquí ): «Queremos estar presentes el uno para el otro en todas las circunstancias de la vida. Expresamos con confianza que queremos trabajar en la felicidad de cada uno, día a día. Oremos: danos la fuerza para ser fieles unos a otros y profundizar nuestro compromiso».

La otra oración, la comunitaria, pide que “ la gracia de Dios pueda obrar en ellos para cuidarse unos a otros ”; y se dirige a Dios, que conoce » sus corazones y el camino que recorrerán juntos de ahora en adelante» , pidiéndole que haga » fuerte y fiel su mutuo compromiso». Que su hogar esté lleno de comprensión, tolerancia y cuidado […]. Que el amor que comparten los deleite y los haga útiles a nuestra comunidad ”.

Otro signo bastante claro de que ha comenzado una gran presión para llevar el tema de las parejas homosexuales al Sínodo es el objetivo alcanzado de reunir con el Papa Francisco a una delegación de La Tenda di Gionata : «110 cristianos LGBT, sus padres y la pastoral trabajadores que los acompañan”, especifica el portal . El inevitable padre Gian Luca Carrega, responsable de la pastoral de los homosexuales en la diócesis de Turín, pudo intercambiar unas breves palabras con el Papa (ver aquí ): «Hubo tiempo para un breve saludo. Doné dos libros de testimonios al Santo Padre, Padres Afortunados  (editado por la Tenda di Gionata, Effatà editrice) e Hijos de un Dios menor?( por Luciano Moia, Edizioni San Paolo), que recogen muchas historias conmovedoras, pero también hablan de nuestro trabajo de escucha y acogida realizado por muchas personas que quieren que las personas LGBT en la Iglesia dejen de ser «hijos de un Dios menor»». Una auténtica fortuna recibir de regalo el libro de Moia.

Continúa Don Carrega, confesando que agradeció al Papa la publicación de Amoris Laetitia : «El Papa escuchaba y sonreía. Le dije que este texto nos anima como agentes de pastoral LGBT a seguir adelante. Saludándolo, le dije: Su Santidad, usted tiene dos manos. Con uno nos muestras el camino y con el otro nos proteges, porque todavía hay prejuicios y discriminación injusta de las personas LGBT en la Iglesia”.

Para la ocasión, Progetto Gionata anuncia que Francesca Malagnino «una joven lesbiana católica que habla de sí misma con su pareja en este video» entregó «en manos del pontífice las sentidas cartas de muchos cristianos LGBT, algunos en parejas desde hace años, y de sus padres que piden al Santo Padre construir juntos » una Iglesia hospitalaria que no excluye a nadie» ». Malagnino, que entre otras cosas figura entre los firmantes de la Carta Abierta a los Senadores del 11 de julio de 2021 para aprobar sin cambios el proyecto de ley Zan, explica de forma muy sencilla en el vídeo que el objetivo es ser reconocidos «como parejas, como familias normales». .

Vida sexual fuera del matrimonio y entre dos personas del mismo sexo : todo «normal», señora la Marchesa. A toda velocidad para promover la agenda LGBT en la Iglesia. Y estamos sólo al principio.

Por LUISELLA SCROSATI.

JUEVES 22 DE SEPTIEMBRE DE 2022.

CIUDAD DEL VATICANO.

LANUOVABQ.

Comparte:
Posted by ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.