Después de promover el aborto, ahora va por la Eutanasia: Francia, con la ley más permisiva del mundo

ACN
ACN

Los miembros de la Asamblea Nacional francesa están debatiendo actualmente un proyecto de ley sobre la eutanasia. En los últimos días se ha ido gestando un momento preocupante que ha provocado una alarma generalizada tanto en la opinión pública como entre la profesión médica. Una a una,  se van eliminando barreras éticas , convirtiendo este proyecto de ley en uno de los más permisivos del mundo.

Los parlamentarios se reúnen actualmente en una comisión especial antes del debate general que tendrá lugar en la cámara el 27 de mayo. Desde que comenzaron los trabajos de examen de la ley, ha habido una espectacular oleada de enmiendas y nuevas disposiciones destinadas a eliminar todas las salvaguardias propuestas inicialmente en el plan del gobierno para limitar el recurso a la «ayuda para morir». 

En los últimos meses, el presidente Emmanuel Macron, destacado promotor del aborto para toda Europa, había pedido “precaución”, mientras que la ministra de Salud, Catherine Vautrin, quería “mantener el equilibrio”. Estos llamados a la vigilancia pueden haber sido poco sinceros, pero al menos se dijeron. Sin embargo, no se les hizo caso.

El primer cambio significativo fue la introducción de la muerte asistida en el código de salud pública. Esta elección, aparentemente puramente formal, es muy importante. Implica que en adelante la eutanasia será considerada como “cuidado”. Hace unos meses, algunos diputados de izquierda ya utilizaban este término para describir el aborto. 

Un segundo cambio importante tiene que ver con los criterios de elegibilidad para recibir ayuda para morir. La redacción inicial se refería a “una condición que amenaza la vida a corto o mediano plazo”. En contra del consejo del gobierno, los miembros del Comité Especial votaron a favor de sustituir la redacción por la noción de “fase avanzada o terminal” de la enfermedad. Yannick Neuder, diputado y médico de Les Républicains,  expresó su alarma  ante este grave cambio de terminología sobre X: «Hay cientos de casos de enfermedades que son curables aunque sean terminales». En estos casos, los pacientes corren el riesgo de ser empujados inapropiadamente hacia ayuda para morir.

El núcleo de la ley es el artículo 5, que define el término «ayuda para morir», es decir, la administración de una sustancia letal por parte de la persona interesada.

La eutanasia, en la que el acto letal lo lleva a cabo un cuidador o un tercero, inicialmente estaba pensada como una excepción para los pacientes que estaban «físicamente incapacitados para llevarlo a cabo».

También en este caso los debates en comisión cambiaron el borrador inicial. Una enmienda eliminó el criterio de imposibilidad física, dejando al paciente más libre para decidir entre estos dos métodos de ayuda a la muerte. Por lo tanto, la eutanasia ya no es una «excepción».

En los países que habían planeado permitir que los dos métodos coexistieran, la eutanasia finalmente se lleva a cabo en la inmensa mayoría de los casos. Se ha relajado el plazo de 48 horas para que los pacientes consideren si desean recibir ayuda para morir: ahora se puede acortar por consejo de un médico

El abogado y columnista católico  Erwan Le Morhedec , voluntario en cuidados paliativos, denunciante y autor de un libro sobre la marcha hacia la eutanasia en Francia, sigue diariamente los cambios en la legislación e informa sobre todos los abusos registrados y son bien conocidos en los países que están «por delante» de Francia en el tema de la eutanasia.

Haciendo paralelos con las leyes de Bélgica, los Países Bajos y Canadá, concluye que la propuesta francesa irá mucho más allá y que los remedios disponibles para oponerse al recurso masivo a la eutanasia serán lamentablemente inadecuados.

La diputada de extrema izquierda del LFI, Danielle Simonnet, está haciendo campaña «para que sea posible acceder a ayuda para morir si ya no estás plenamente consciente». Le Morhedec señala que, en los Países Bajos y en Canadá, este enfoque ha permitido  aplicar la eutanasia a los pacientes de Alzheimer , una vez eliminado el criterio del «fin de la vida». 

En las últimas disposiciones ratificadas por los eurodiputados, sabemos que será posible impugnar la decisión de rechazar la eutanasia, pero que un familiar no podrá impugnar la decisión de concederla. Siguiendo el modelo de lo que existe para el aborto, se creó un “delito de obstaculización de la muerte asistida”, mientras que se rechazó la creación de un “delito de incitación al suicidio asistido”. El paralelo entre aborto y eutanasia es perfectamente obvio:

También se rechazó la prohibición de que terceros que solicitaran asistencia para morir contrataran un seguro de defunción, prohibición inicialmente incluida para evitar el abuso de debilidad. Es fácil imaginar los sórdidos escenarios que se derivarían de tal situación. 

Muchos parlamentarios, tanto de izquierda como de derecha, están  preocupados  por la dirección que está tomando el debate. La diputada de centro derecha Annie Genevard cree que se ha abierto una «caja de Pandora», mientras que el comunista Pierre Dharréville habla de un «punto de inflexión» con «dimensiones antropológicas vertiginosas».

La presidenta del comité, Agnès Firmin Le Bodo, del partido gobernante Renacimiento, también se muestra preocupada: “Ya no trabajamos bajo la misma ley. Este no es el equilibrio de la ley que se pretendía”. 

El diputado de LR, Philippe Juvin, denunció la “manipulación de las palabras” en torno a los debates. Explicó en X que “las palabras ‘eutanasia’ y ‘suicidio asistido’ están totalmente ausentes en el texto de una ley que sólo habla de ellas». Los debates prefieren hablar de “hogares de atención y apoyo” atractivos presentados como grandes avances”. En estas condiciones, ¿cómo no pensar en la famosa “muerte misericordiosa” ensalzada por los nacionalsocialistas en el programa Aktion T4 diseñado para implementar la eliminación física de los discapacitados en el Tercer Reich en 1939? 

Aunque todavía tímidamente, en el debate público se alzan voces de protesta. El ex ministro centrista François Bayrou, entrevistado en el canal LCI,  explicó  que estaba a favor de «otra visión» que, en su opinión, «es mucho más generosa y poderosa como sociedad y como civilización». Jeanne-Françoise Hutin, defensora de la integración europea de 85 años,  anunció a la prensa  que renunciaría a su Legión de Honor si se aprobara el proyecto de ley. Así lo explica en el diario  Ouest-France :

Ya no podría unirme a esta Orden de la Legión de Honor, esta orden que siempre ha defendido a los más vulnerables. La ley reintroduciría en nuestro arsenal jurídico un derecho retirado en 1981: el derecho a dar la muerte. El objetivo de esta ley es acabar con la vida, matar a personas que se encuentran en una situación muy frágil, con límites, además, completamente desdibujados… ¡y hemos visto en los últimos años lo que ocurre cuando los límites se desdibujan!

Por el momento, la voz de la Iglesia católica en Francia sigue siendo muy tímida, como si el alto clero no hubiera comprendido la gravedad de lo que está sucediendo. No ha habido ninguna comunicación oficial reciente sobre el tema.

Sin embargo, podemos mantener la esperanza. Estas disparatadas medidas fueron decididas por un “comité especial”: un pequeño grupo de parlamentarios. Corresponderá a los parlamentarios, y luego a los senadores en pleno, cambiar el rumbo de esta malvada reforma que parece tomar forma al invalidarla. Tienen el poder, pero ¿tendrán el coraje?

Por Hélène de Lauzun.

París, Francia.

Martes 21 de mayo de 2024.

europeanconservative.

Comparte:
By ACN
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.