Abandona la vida religiosa una monja cantante. La música nunca es inocente

ACN
ACN

Un hecho ocurrido en estos días fue para mí un fuerte elemento de reflexión. Esta historia trata de una monja de la orden de las Ursulinas de la Sagrada Familia que ha anunciado que ha dejado la vida religiosa. ¿Qué tiene esto de especial? 

Lo especial es que Sor Cristina, así se llamaba como monja, había alcanzado cierta fama en Italia como cantante pop, apoyada en esto por su comunidad religiosa. Había ganado el programa de talentos La voz de Italia y cantado éxitos del pop internacional, pasando de talentos a Tantum (ergo). Cómo las dos actividades –la religiosa y la artística– podrían ir juntas…solo Dios lo sabe. De hecho, querer hacer creer a la gente que esto se hace para acercar a los jóvenes a la Iglesia, a hablar «lenguas modernas», es una tontería colosal. No sólo los jóvenes no se acercan a ellos, sino que los que se los proponen les dan la espalda.

Sí, porque Cristina Scuccia, ese es el nombre con el que se la conocerá a partir de ahora, no es la primera y, lamentablemente, no será la última

  • Pensamos en Jeanne Paule Dominique Decker, una monja belga de la orden misionera dominicana de Nuestra Señora de Fichermont, conocida por todos como Sister Smile, que se hizo famosa en los años 60 como cantante de canciones que acompañaba con su guitarra. Dejó la orden y empezó a vivir con otra ex monja, Anne Pécher, en un tipo de relación sobre la que nunca ha habido demasiada claridad. Sin embargo, debió ser muy estrecho, dado que las dos se suicidaron juntas en 1985 y juntos pidieron ser enterrados.
  • O el fraile capuchino italiano Giuseppe Cionfoli, que se hizo famoso en los años 80 como cantante de canciones pop pero con letras de inspiración religiosa (entre otras cosas, sus canciones y su voz también eran bastante agradables). Después de participar en el festival de Sanremo, el festival de la canción italiana, él también abandona la costumbre y ahora está casado y tiene hijos y nietos.

Pero podría continuar…

Entonces, ¿por qué sorprenderse de que esté el «padre flamenco», el español don José Palmas, que realiza algunas piruetas durante su «misa de baile» o el «cura cantor» don Bruno Maggioni que interpreta canciones pop para alegrar las bodas de los fieles ( de hecho, convertidos en los espectadores)?. 

Después de todo, ahora incluso el presidente de la Academia Pontificia de Teología, el obispo Antonio Staglianò, en  L’Osservatore Romano  nos dice que debemos comprender por qué debemos apreciar  Imagine de John Lennon, uno de los himnos a la mentalidad del mundo: “¿E Imagine no es una obra de arte que nace y renace continuamente en quien la escucha y la canta? ¿Y quien escucha y canta no interviene acaso con su «competencia interpretativa» para compartir el mundo del texto y reconfigurarlo creativamente?»

La preocupación del obispo, entonces, según esa declaración del propio pobispo, ya no podía ser la de cuidarse de una ideología materialista sin trascendencia, sino la de habilitar la competencia interpretativa del creyente para que sepa reconocer la trascendencia donde menos se la espera, para reavivar la imaginación de su sensus Regni, según Jesús.

A partir de estas declaraciones del obispo y de otros, parece ser que no queremos entender que la música no es inocente, no se puede tomar y trasladar a contextos que no son los propios y cambiar desde dentroUn canto gregoriano en un concierto de rock no tiene nada que ver, siempre es un canto gregorianoLa música pop (con todos los valores que se le atribuyen) en la liturgia o en los labios de un sacerdote o una monja siempre sigue siendo música pop.

Vi las fotos de Cristina Cuccia en un programa de televisión. Me puso un poco triste por un lado. Estaba bien maquillada y ciertamente había una diferencia con la imagen de monja con anteojos que tenía antes.

Una hermosa chica italiana, de eso no hay duda. Y quizás mucho más coherente ahora que en el pasado, donde intentó acercar dos mundos irreconciliables.

Por AURELIO PORFIRI.

ROMA, ITALIA.

MIÉRCOLES 23 DE NOVIEMBRE DE 2022.

STILUMCURIAE.

Comparte:
By ACN
Follow:
La nueva forma de informar lo que acontece en la Iglesia Católica en México y el mundo.
Leave a comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *